23 de agosto de 2015

Número Cero (Umberto Eco)


Número Cero (Ed. Lumen 2015, traducida del italiano por Helena Lozano) es la última novela publicada por Umberto Eco. Aunque no está llamada a copar el interés del público del modo en que lo hizo su primera incursión en el género, la célebre El nombre de la rosa, sin duda puede tener más interés para el lector actual por la temática que trata.

Partamos de un breve resumen del argumento de la novela. Colonna, un perdedor según él mismo se define, es contratado como adjunto del director de un periódico no nato, financiado por un importante empresario italiano, interesado no tanto en que el diario se publique, como en que se tema la posibilidad de que eso suceda.

La plantilla reclutada para este descabellado proyecto está repleta de personajes a la altura de su empleo. Antiguos periodistas deportivos, cronistas del corazón, escritores frustrados, en suma, una panoplia de marginados marginales que servirán para justificar una empresa de dudosa ética.

El trabajo al que Colonna se dedicará con ahínco las primeras semanas es preparar lo que se denomina un “número cero”, esto es, un ejemplar no destinado al público, pero que se presente como prueba de lo que quiere que el periódico llegue a ser.

Aquí tenemos planteado el primer tema que aborda Umberto Eco sin demasiados tapujos ni sutilidades: el modo en que la prensa deja de rendir tributo a la verdad para servir a los intereses de quien la financia. Porque el interés por lograr una noticia relevante siempre topa con la negativa del Director.

Sea la mafia, la corrupción policial o los negocios turbios de algún sector de la economía, el financiero oculto siempre puede tener algún interés secreto que se vería perjudicado o, en todo caso, podría enemistarse con otros poderes ocasionándole problemas.


Otra cosa es trabajar en noticias que sirvan para desacreditar a competidores o enemigos. Para esto sí que se espolea a los periodistas. Eso sí, con el fin de que la sacrosanta independencia de la prensa no quede en entredicho, claramente se exponen las normas a seguir:  por cada testimonio se presentará una declaración opuesta. En la mano del periodista experto queda el saber cómo desacreditar indirectamente una y favorecer otra.

Dado que el fin último de un periódico ya no es informar y sacudir al público de sus sillones con impactantes revelaciones, lo que se tratará será de adocenar, tranquilizar y ratificar a cada conciencia con su propio credo. Mucho deporte, grandes dosis de vida social, y lugares comunes. En eso debe consistir la prensa, o en eso se ha convertido en la realidad.

Esa manipulación de que somos objeto es el segundo gran tema abordado por Umberto Eco. El lector, el público en general o el votante en particular, no merecen conocer la verdad, ésta les haría daño. Es preferible inducir sus pensamientos como se induce un sueño, de manera tranquila pero eficaz, controlada y dirigida. Fabricar un mundo irreal en el que las malas noticias siempre ocurran lejos (o cerca, según interese), en el que la corrupción lo cope todo (o no exista, según el color del partido de quien hable), y en el que no se pueda conocer a ciencia cierta quién miente y quién no, en el tácito convencimiento de que todos lo hacen y de que, por hartazgo, la realidad nos ha sido hurtada y no debemos molestarnos en buscarla.

Y esta situación, este convencimiento de que todos actúan por mero interés engendra sus propios fantasmas. En el caso de Número Cero, se trata de  Braggadocio , compañero de Colonna, que vive convencido de que la versión oficial sobre la muerte del Duce es falsa, que quien fue fusilado era realmente un doble y que Mussolini realmente escapó a la muerte.

Para Braggadocio todos mienten y a nadie le interesa que la verdad se conozca. Ni las potencias aliadas, ni los comunistas italianos, ni los soviéticos, ni los propios fascistas tenían verdaderos motivos para desvelar  la realidad y a todos convenía la espera de acontecimientos. Pero él está empeñado en indagar más allá de los documentos oficiales. Y hurgando encontrará otra pista que, ésta sí, parece conectar con una realidad más actual pero también más peligrosa para él.

Milán, ciudad donde transcurre la novela
Pero no todo en Número Cero  resulta tan sombrío. Por primera vez en su vida, Colonna, que se creyó nacido para vivir entregado al placer de las letras pero que ha pasado sus largos años vagando entre trabajos como traductor, articulista para diarios locales, reseñista de encargo, negro literario o revisor de enciclopedias, ve llegada la hora del amor.

 Su relación con una de las periodistas de la redacción le sacudirá de la tristeza que le causa su trabajo. Él, que no es capaz de engañarse respecto de los verdaderos fines del periódico, se aferra a Maia como última vía de escape. Y es gracias a ella, tan perdedora pero aún más inestable emocionalmente que él, dotada de una sensibilidad tan frágil que la coloca al margen de cualquier relación personal estable.

Es en este punto cuando la novela alcanza verdadera altura literaria, en la que la ficción gana el pulso al discurso de Eco, en la que el lector puede al fin sentir que está leyendo una novela como tal. Y es también en este punto cuando, ya planteada la temática central, Eco se relaja y deja que una trama de misterio y enredo envuelva a sus personajes y permite que su libro vuele con más libertad, sin que la reflexión se pierda de vista pero sin que ahogue el texto. Porque, si algo cabe reprochar a Umberto Eco respecto de Número Cero, es precisamente ese peso desigual entre discurso  y literatura, cierta falta de engarzamiento entre ambas.

 Pero todo ello no quita para que en el libro haya numerosos puntos de interés para todo amante de la literatura. Si bien los personajes se esbozan de un modo sencillo, el protagonista y narrador, Colonna, es tratado con mimo y perfilado a la perfección como un perdedor, un ser vulgar en el que todas las promesas de un futuro han quedado defraudadas. Como él mismo dice, “cuando vives cultivando esperanzas imposibles, ya eres un perdedor. Y cuando te das cuenta, te hundes”.  Nunca hay nada escrito hasta que se pone el punto y final. Ésta es la última gran idea del libro de Eco. Quién esperaría que el gris Colonna renaciera cuando la muerte le ronde, quién creería reconocerlo en su nueva vida, no necesariamente la que había soñado pero sí aquella en la que puede creer y respetarse a sí mismo. Ése es, sin duda, el mensaje de esperanza de Umberto Eco en esta obra en la que la sordidez de algunos no puede asfixiar la vida de los muchos. Y así ha de ser.
 

13 de junio de 2015

Summerhill, un punto de vista radical sobre la educación de los niños (A.S. Neill)




Cuando A.S. Neill  fundó en 1921 la escuela de Summerhill, venía de diversas experiencias en el campo de la educación que no terminaban de encajar en su ideario ni de ofrecer los resultados que anhelaba.

La escuela ha sobrevivido desde entonces fiel a los principios de su fundador a través de la labor de su hija, Zoé Neill,  pese a los embates de una insuficiencia crónica de ingresos, la generalización de una educación oficial dirigida a los resultados y a la competitividad entre alumnos e instituciones educativas o, incluso, a los ataques del gobierno del Reino Unido que en 1999 pretendió la clausura del centro en base a informes técnicos de la Secretaría de Estado de Educación. La gerencia de la escuela recurrió ante los Tribunales obteniendo una victoria incontestable: en lo sucesivo, el marco legal al que estaría sujeta la escuela a efectos de inspecciones y evaluaciones oficiales, sería ad hoc, con el fin de respetar sus propios valores y principios, y poder realizar una comparativa apropiada con el resto del sistema educativo inglés con el que guarda escasos puntos en común.

Pese a este éxito, lo innovador de su aproximación a la educación y lo estable de una experiencia que se acerca con paso firme a su primer siglo de existencia, su fama no ha trascendido fronteras del modo en que lo han hecho otros sistemas como Reggio o Montessori.

Tal vez lo que diferencia Summerhill de estas otras escuelas es su ambición global, su valoración del niño más allá de mero receptor de enseñanza. Para estos métodos más conocidos, la educación debe perder su formalismo, acercarse al niño provocando su natural interés usando su curiosidad como palanca para lograr mejores resultados, una comprensión más global. En suma, se buscan los mismos resultados que en la enseñanza tradicional pero cambiando el enfoque, de ahí lo apropiado de calificarlos como método.

Para Neill, la educación debe partir del alumno, de su interés. Carece de sentido aprovechar que el día sea lluvioso para explicar el ciclo del agua ya que al niño la lluvia le interesa porque le impide salir a jugar a la calle o tal vez porque le permite saltar y embarrarse. Cualquier intento de aprovechar la lluvia para enseñar algo que no sea del interés del alumno no es sino una forma de aprovecharse de él, de manipularlo para lograr forzar un conocimiento que resultará inútil puesto que no ha sido buscado sino impuesto y que morirá al poco tiempo sin haber dejado semilla alguna.




Pero es que para A. S. Neill el conocimiento no es lo más relevante, más bien resulta accesorio en el proceso educativo. Para él, la finalidad específica de la educación es la de favorecer que el niño pueda convertirse en un adulto capaz de comportarse con naturalidad, sin imposturas o afectaciones, capaz de defender sus ideas y de buscar su propio destino, dondequiera que éste pueda hallarse.

A tal fin, las clases son voluntarias. Ningún niño es obligado a acudir a clase, pudiendo dedicar ese tiempo a jugar, andar en bici, dibujar o dormir. De hecho, hay varios ejemplos de alumnos que nunca pisaron un aula. Normalmente, los primeros días en que un alumno llega a Summerhill procedente de escuelas tradicionales, hace un uso amplio de esta libertad pero pronto se aburre porque sus compañeros de juego suelen asistir a las clases. Ése es tal vez el mayor estímulo que reciben los alumnos de Summerhill.

Cuando A. S. Neill escribió en 1960 la más célebre de sus obras (Summerhill, un punto de vista radical sobre la educación de los niños, Editorial Fondo de Cultura Económica 1999) expuso con claridad, desde el propio título del  libro, cuál era su visión de la educación, un enfoque radical que se basa en respetar la libertad del niño, para aprender o para no hacerlo, para tomar sus propias decisiones y enseñarle a asumir las consecuencias, para aprender a regirse a si mimo y a participar de manera activa en una comunidad, poco de ello guarda que ver con la trigonometría o con las declinaciones.

La premisa de Neill es que la sociedad está enferma. La competencia, la búsqueda del éxito a costa de la persona, la huida del cultivo de la personalidad propia en favor de la uniformidad, de la moda, las exigencias que nos vamos creando y que nos atrapan llevándonos muy lejos de donde soñamos cuando éramos jóvenes, todo ello es lo que pretende dejar a las puertas de Summerhill.

El funcionamiento de la escuela es totalmente paritario. Las decisiones se adoptan en una asamblea general en la que él, en tanto que director de la escuela, como el resto de personal docente o de apoyo, son solo un voto más junto con el resto de alumnos (de tres a dieciséis años) a la hora de fijar los horarios de las clases, imponer sanciones, fijar normas o incluso cuestionar la continuidad de alguno de los profesores menos populares.




Ninguna puerta está cerrada, todos tienen acceso a todo, hay muy pocos límites y estos siempre son fijados claramente por la asamblea general. Se trata de límites tan básicos como que ningún menor podrá bañarse en el río sin presencia de alguien mayor, no se podrá pasar la noche fuera del recinto sin autorización del director ...  y poco más.

Frente a lo que111 podría temerse, Summerhill es una escuela bastante ordenada en la que los niños no tratan de hacerse notar, donde la violencia y disputas son muy escasas. Los conflictos suelen reconducirse a la asamblea general cuando las partes no pueden alcanzar un acuerdo y a pocos les gusta que otros decidan por ellos así que las negociaciones suelen ser la norma general de resolución de conflictos.

Según Neill, la razón de esta arcadia es la ausencia de un marco estricto y represivo que permite aflorar la verdadera naturaleza de los niños, el fiel reflejo de lo que podríamos llegar a ser en el caso de que sociedad en que vivimos suprimiera esa misma violencia institucionalizada o encubierta, su pasión por la apariencia, por reglamentar cada aspecto de la vida y por negar las pulsiones más elementales del ser humano, como es el sexo.

Precisamente en este aspecto, clave en la visión de Neill, es en el que Bertrand Russell, prologuista del libro, expone sus mayores reparos. Y es que en ocasiones, la obra parece casi un libro de Freud con sus propias experiencias de niños curados milagrosamente de secretas iras tras darse cuenta de que odiaban a su padre por prohibirle masturbarse o casos similares.

Sin embargo, el mayor problema que podemos encontrar en Summerhill es el de formar niños para una sociedad que realmente no existe. El proyecto parece condenado a no prosperar en una sociedad que ha dado la espalda a los ideales que defendía Neill. Si bien el anhelo del autor era precisamente plantar su semilla de hombres nuevos que ayudaran a cambiar la sociedad y contribuir así a un cambio global.


De poco sirve que la obra recoja un capítulo completo con las dudas y preguntas más frecuentes que el autor debía contestar en sus numerosas charlas o en la correspondencia con padres interesados o preocupados por sus métodos. De poco sirve el nuevo marco legal creado para la escuela pueda garantizar su futuro. Lo cierto es que no ha sido capaz de llevar su modelo más allá de su propio (y único) centro. Esta limitación la confina a un carácter de mero ensayo, un experimento empírico que no ha logrado dar el salto preciso para lograr ese objetivo último.

Y tal vez ello se deba a que la peculiar y compleja vida encerrada en Summerhill requiere de una dirección en manos de personas como Neill, su esposa o su hija y de pocos más, capaces de impulsar hasta sus últimas consecuencias la idea de la libertad. También se requiere de unos padres con el temple suficiente para sobrellevar una presión por los resultados inmediatos y por no temer un futuro en el que nos han hecho creer que la ausencia de una titulación (o varias), el dominio de diversos idiomas y la destreza en las más variopintas disciplinas no será suficiente para garantizar un mísero puesto de trabajo.  

Pero los méritos de una iniciativa no pueden medirse con criterios cuantitativos sino cualitativos (sé que Neill estaría plenamente de acuerdo con esta idea) y tampoco por el número de sus adeptos. La lectura de este libro traerá un soplo de aire fresco -pese a sus más de cincuenta años- para todos aquellos que crean que las cosas siempre se pueden hacer distinto, siempre se pueden hacer mejor. 



 


12 de mayo de 2015

Praga Mágica (Angelo Maria Ripellino)







Como cada mañana, los turistas pasean por la Plaza de la Ciudad Vieja, hacen tiempo contemplando la torre del Ayuntamiento o las agujas de la iglesia de Tyn, esperando a que el reloj astronómico despliegue su paseíllo de autómatas. Una vez concluido el espectáculo las masas se dividen, unos suben por Paritska a poner piedrecitas sobre la lápida del rabino Lów o a tocar las paredes eternas de la Sinagoga Vieja-Nueva, tratando de aspirar el aliento que insufló vida al Golem.

Otros dirigen sus pasos al pétreo desfile de santos y santas que pueblan como almenas el Puente de Carlos, rindiendo homenaje al patrón de la ciudad, San Juan  Nepomuceno, cuya estatua amenaza ruina inminente con el sobeteo de quienes dicen querer volver a la ciudad.

Finalmente, a pie por Malá Strana, o en autobús los más cansados, llegarán a las infinitas salas y pasadizos del castillo, a sus hileras de ventanas idénticas para adivinar cuál fue la que se abrió para la célebre defenestración de 1648, o para asomarse al patio que guarece la portentosa catedral de San Vito.

Y con las primeras luces del atardecer, la mayoría de los turistas abandonará la ciudad para continuar su paseo de capitales imperiales, joyas centroeuropeas, el esplendor de la vieja Austria o como quiera que los imaginativos publicistas de las mayoristas del viaje y el ocio bauticen estos tour exprés.

Pero Praga no queda abandonada a su suerte, a la espera de un nuevo día y de nuevas hordas. Pese a su fama de teatro y mágico escenario, Praga palpita. No guarda reparo en ofrecerse abierta de par en par a cuantos llegan a ella. A vender sus estatuillas de pequeños monstruos de arcilla movidos por la palabra Emet (         “verdad”) o Met (“muerte”), a ofrecer sus espectáculos de treinta minutos de teatro negro, a vender sus cervezas y longanizas en portales de Celetná o a sacrificar su memoria vendiendo una calle en la que nunca vivió Kafka y de la que nunca brotó el oro. Incluso se vende la quincallería de los cercanos tiempos de la ocupación de la URSS, sus medallas y emblemas, hoy tirados sobre las mantas de un mercado callejero, tal vez junto a un macizo candelabro de siete brazos (aunque quizá haya perdido uno de ellos).


Porque si algo ha aprendido el pueblo checo y los praguenses, es que su tierra es visitada, cruzada, expoliada, sacrificada, anhelada o vituperada. Que quienes llegan a ella quieren arrasar con lo que hay, vaciarla de contenido y poseer su espíritu, y han aprendido a resistirse del modo en que ellos lo hacen, quedamente, sin resistirse, sin alterarse, dando lo que aparenta valor y protegiendo lo que lo tiene, haciendo suyos a los invasores y conquistadores, inoculándoles su veneno para que se conviertan en los primeros praguenses.

Pero el precio es alto. Para muchos praguenses el exilio fue un modo de vida que creó una extensa literatura medieval y renacentista, basada en la idea del peregrino, el itinerante que parte de Praga y viaja sólo para volver a ella, para soñarla en la distancia y hacerla en sus sueños mejor de lo que es. Esas primeras ensoñaciones de una ciudad que a veces se odia y a veces se ama, dejaron una marcada tradición que aflorará en cuanto tenga oportunidad.

Tan hija de Praga resultará la Sinfonía del Nuevo Mundo como Mi Patria, tan lejos pero tan cerca. Esa idea de laberinto cretense, de búsqueda imposible es la que acometerá el bueno de Svejk en su periplo de tabernas, o el propio K a la búsqueda del modo de llegar al Castillo.

Será en los tiempos de Rodolfo II cuando la Corte de Praga alcance su cénit. Educado en la corte de Felipe II, Rodolfo entra en combustión a su llegada a Praga, quemado por la comezón de la extravagancia, lo quimérico y lo oscuro. A su Corte acudirán, llegados de toda Europa, los alquimistas y cuentistas, los agoreros y visionarios, los artistas de todo rango y valía, seguidos por los chamarileros más hambrientos. Todos ellos prometerán fortunas y glorias buscando la suya propia, muchos ascenderán ante el voluble carácter del monarca pero pocos permanecerán en la estima soberana.


A la caída de Rodolfo II todo se desmorona y sus impresionantes colecciones, como el gabinete de maravillas, sus obras valiosas o las meras curiosidades llegadas de todo el orbe serán desperdigadas, vendidas y subastadas, robadas por los suecos o expatriadas a Viena, sede del nuevo poder.

Poco después, la derrota de la Montaña Blanca, a las puertas de Praga, traerá consigo la caída definitiva de cualquier aspiración a recuperar la independencia cediendo ante la católica Austria la supremacía de un Imperio que se envolverá en los inciensos de la Contrarreforma para someter a Praga. El barroco será su arma y cubrirá de cúpulas las calles de la ciudad, en claro contraste con el caos gótico o la melé del Barrio Judío.

Pero los invasores pronto serán secretamente conquistados, la humedad del Moldava trepará por las tapias de sus palacios y conventos y lo estrafalario, lo excesivo volverá a asomar adueñándose del Barroco haciendo de él una nueva seña de identidad de la Praga vencida.


Las estatuas gigantes del Puente Carlos, con sus rasgos transfigurados, su enfebrecida pose, el Loreto con sus siniestras reliquias o la proclamación de San Juan Nepomuceno como santo protector, todo ello conspira desde el silencio para imponer la terquedad praguense, falsa en su mansedumbre, constante en su desafío.

Pocos espacios urbanos como el gueto de Praga simbolizan ese espíritu que mezcla leyendas con mitos para hacer de la realidad un cuadro expresionista como muy bien supo entender Meyrink. El barrio judío, Josehov, fue creciendo hasta alcanzar una densidad de población que rozaba la insalubridad y, tal y como ocurría en su célebre cementerio donde las tumbas crecían sobre tumbas más antiguas.

Así, las habitaciones surgían sobre aleros, los corredores se abrían a patios interiores que cobijaban nuevas viviendas en un ambiente sucio y viciado, con callejas sin salida, vías estrechas y materiales de derribo. En ellas no solo vivían los judíos sino muchos buhoneros, ropavejeros, maleantes que rondaban los locales de mala nota entre ortodoxos fieles que salían de las sinagogas fingiendo no ver nada.

Este símbolo, reflejo de la amalgama de la ciudad, fue barrido por el espíritu del siglo XIX, por un urbanismo que abrió espléndidas avenidas como un cuchillo directo al corazón de un tiempo que no volverá pero que permanecerá en el espíritu de toda la ciudad, no sólo en el Golem. De ese caos habitacional, de esa ruina que nunca termina de materializarse se hicieron los escenarios que recorre Josef K en busca de la Ley o las alocadas mentiras que inventa Hasek, para sus obras y, muy especialmente, para sí mismo, picaresco protagonista de la obra que fue su vida.

Ese vínculo espiritual con un pasado que no pasa es la garra de la madrecita Praga a que alude un Kafka agotado de huir sin llegar a ninguna parte, remedo de las novelas laberínticas de vagabundos y peregrinos del Medievo.

Y ese destino parece repetirse una y otra vez. A la ruptura del Imperio Austrohúngaro, la nacida República de Checoeslovaquia será asaltada por los nazis, liberada por las tropas soviéticas y vuelta a someter por sus supuestos salvadores como relata Bohumil Hrabal en su  espléndida novela Yo que he servido al Rey de Inglaterra o como reflejará con  tristeza irónica Kundera en su vibrante La broma.                

Porque llegamos a nuestros días y pese al atrezzo kitsch o la concesión al turismo fácil, si se rasga el velo y apartamos al anciano pordiosero cuyas pulgas conoce por su propio nombre, vislumbraremos la gran puerta custodiada por un guardián portentoso que semeja las figuras trentinas del puente  por excelencia, y veremos ese resplandor de latonero convertido en alquimista. Y siempre que queramos podremos cruzar esa puerta que se abre ante nosotros de la mano de Angelo Maria Ripellino y su soberbia Praga mágica (Julio Ollero Editor Ed. 1991) cuyo espíritu anidará en el lector tras adueñarse del alma de Praga.


Decir que su conocimiento sobre Praga, su historia, su urbanismo, sus pintores, poetas o artistas es enciclopédico resulta claramente incierto. La enciclopedia es un esfuerzo titánico por traer luz y conocimiento, por hacer comprensible y ordenado lo que no es sino Naturaleza. Pero Ripellino surca mares confusos, entrando y saliendo de la leyenda para saltar en la biografía dudosa o en las fuentes más rigurosas con la alegría y placer de quien ama el objeto venerado, de alguien al que la realidad no le basta y trata de buscar esa conexión mágica entre mundos tan distantes como El desaparecido de Franz Kafka y el retrato de Rodolfo II de Arcimboldo.  

Su prosa es procelosa, como el curso de un río a punto del desborde, sugerente como las luces que ardían en las primitivas farolas de Nerudova. Pasear por sus páginas es hacerlo por la mente de un escritor que dedicó su tiempo a la crítica literaria y al ensayo pero que supo hacerlo con un ansia absorbente y hechizadora. Queda la recomendación hecha y todo dicho.  



  •  


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...