30 de julio de 2012

Beatles Memorabilia: La colección de Julian Lennon



Julian Lennon no nació en un buen momento. Sus padres, Cynthia y John, se habían casado precipitadamente el 23 de agosto de 1962, poco antes de que se lanzase el primer single de los Beatles, al descubrir que ella había quedado embarazada. El matrimonio se celebró para evitar el escándalo de un hijo fuera del matrimonio, pero al tiempo, el enlace se mantuvo como un pequeño secreto a voces. No se quería que nada enturbiara el entusiasmo de las fans locales.

Julian Lennon nació el día 8 de abril de 1963. Su padre no asistió al parto. Se encontraba de gira por Inglaterra. Eran los primeros días de la beatlemanía y John se convirtió en el padre ausente. Grabaciones, giras, películas, toda una vida difícil de conciliar con el hogar y los cuidados a un recién nacido.




Julian creció en la mansión de Weybridge, en Surrey, cuidado por su madre y el personal de servicio, disfrutando de las breves estancias de su célebre padre y suspirando por pasar más tiempo con él. Cuando llegó la oportunidad, el fin de las giras tras el verano del 66, John no recuperó el tiempo perdido. Las drogas, las largas sesiones de grabación nocturnas, las amistades dudosas, todo ello alejaba a John de una vida familiar convencional y de una esposa con la que no podía compartir las excentricidades de su nueva personalidad.

Julian perdió a su padre un poco más cuando irrumpió Yoko Ono propiciando la separación de sus padres en noviembre de 1968. Y volvió a perderle un poco más cuando el músico se instaló definitivamente en Estados Unidos a principios de los años setenta. Compartió con él breves vacaciones e incluso asistió a las sesiones de grabación del álbum Walls and Bridges en el que acompaña a su padre a la batería en el tema final, Ya Ya.



Pero no fue hasta el 8 de diciembre de 1980 cuando Julian perdió toda posibilidad de recuperar una relación estable con su padre.

¿Qué pasaba por su cabeza cuando resultaba más fácil ver a su padre a través de las noticias de la televisión que en su propia casa?¿Cómo le afectó ver a su padre retirándose del mundo de la música para cuidar a Sean, el hijo que tuvo con Yoko en 1975?¿Qué cuando a la muerte de su padre no tenía más objetos suyos que dos guitarras que le había regalado?

Y cuando Julian decide dedicarse a la música, ¿cómo sobrelleva las inevitables comparaciones con su padre, icono de varias generaciones? ¿cómo la acusación de imitar el estilo de su predecesor o incluso su aspecto físico?


La familia Lennon
No tengo dudas de que Julian, a la vista de lo comentado, podría haberse decantado con igual probabilidad, hacia el odio más radical o hacia la admiración obsesiva. ¿Qué inclinó la balanza hacia este amor por su padre? La errática vida sentimental de Cynthia tras su divorcio (varios matrimonios y sus correspondientes divorcios) no ayudó a la estabilidad del adolescente, para quien su padre se convirtió en la figura que ocasionalmente le rescataba para hacer maravillosos viajes, el que se erigía como portavoz de causas nobles o gracias al que su apellido tenía reconocimiento allá donde fuera. O tal vez. la muerte prematura John, envolvió a la figura del padre en un aura de mito, la ilusión de lo que podría haber sido.

Sea como fuere, y dados los escasos recuerdos íntimos, familiares, Julian decidió hacerse con su propia colección de recuerdos públicos pujando en subastas por todo el mundo para conseguir objetos relacionados con la vida de John o del grupo que le dio fama y le apartó de su hijo durante los años sesenta.



Con paciencia de coleccionista Julian ha ido recopilando estos recuerdos interesándose por todo aquello que pudiera guardar algún rescoldo que avivara su pasión por el padre perdido. Esta colección ha ido ganando tamaño hasta el punto de convertirse en una de las más completas en su género. Como un paso más para reconciliarse con su pasado, Julian ha decidido abrirla a todos aquellos que amaron la música de su padre organizando una exposición itinerante con el material y publicando un libro que recoja fotografías comentadas de los objetos de la colección. Parte de los fondos recaudados por ambas iniciativas serán destinados a la fundación White Feather (Pluma Blanca) creada por el propio Julian para ayudar a promover y recaudar fondos para causas humanitarias.

Beatles Memorabilia: La colección de Julian Lennon responde por tanto a este doble objetivo, homenajear a su padre y recaudar fondos. La edición de Grijalbo es espléndida y de calidad. Cada objeto va acompañado de breves comentarios a cargo de Brian Southhall, antiguo empleado de EMI y escritor de varios libros de éxito sobre temas musicales, como una historia de los míticos estudios Abbey Road. También se incluyen comentarios más personales de Julian, explicando el origen de ciertos fetiches y los recuerdos que le evocan.



El libro es una oportunidad para repasar la historia del mítico grupo desde una perspectiva diferente, saboreando y rememorando a breves sorbos una época y una música que sigue siendo actual. Modelos de guitarra como los empleados por Lennon en los primeros días de los Beatles en Hamburgo, cartulinas autografiadas por los cuatro músicos y multitud de discos de oro conmemorativos. Entradas a conciertos y objetos de memorabilia que inundaron el mercado en el punto álgido de la beatlemanía, comparten protagonismo con objetos más personales como la capa que Lennon vistió durante el rodaje de Help!, la máquina con la que diseñaba sus propias insignias o la chaqueta afgana que usó durante el verano del 67.

También aparecen ediciones de los libros publicados por John durante los años sesenta con sus historias descabelladas y sus hilarantes juegos de palabras e incluso postales dirigidas a John por su tía o de John al propio Julian y que éste perdió en alguna en alguna mudanza y por las que tenido que pujar para recuperarlas.



Al ordenarse los objetos cronológicamente, asistimos a los días de éxito internacional de los Beatles pero también, según pasamos las páginas, a los momentos más amargos y complejos, muchos de ellos desde la perspectiva de Julian, entonces un niño que asumía como normal la popularidad de su padre.

Cualquiera que conozca la música de los Beatles, sabrá que Julian jugó un papel relevante en su música. Al menos tres canciones del grupo fueron escritas gracias a él. Lucy O’Donnell era una niña de cuatro años que compartía pupitre con Julian en la escuela y a quien éste dibujó suspendida en el aire bajo un cielo rebosante de brillantes estrellas. Lucy In The Sky With Diamonds era el título que Julian escogió para este dibujo infantil que impresionó a John hasta el punto de mostrárselo a Paul en una visita a su casa de Weybridge. Ambos crearon el esquema básico de la famosa canción aquella misma tarde.


Lucy
Al año siguiente, poco después de la ruptura de Cynthia y John, Paul acudió a visitar a Julian y a Cynthia. En el coche comenzó a componer una canción de ánimo para Julian. Hey Jules se convertiría poco después en Hey Jude. Menos conocida, pero tal vez más emotiva para Julian, es la canción Good Night, una nana escrita por John para su hijo y que interpretó Ringo en el White Album.


Paul y Julian

No puede pasarse por alto que el John Lennon aquí evocado es precisamente el público, el del célebre músico. El John que trata de recuperar Julian es el que nos pertenece a todos, triste paradoja de quien anheló la felicidad y los sueños que su padre llevó al mundo a través de su música pero con quien no los pudo compartir.



Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...