1 de mayo de 2010

Kafka. Imágenes de una vida (Klaus Wagenbach)




Klaus Wagenbach es un reputado editor alemán que durante la Guerra Fría jugó un importante papel en la vida literaria de la Alemania Occidental con su editorial Wagenbach Verlag, aún hoy editando libros. Sus primeros pasos en el mundo de la edición los dio en S. Fischer durante los años cincuenta, donde colaboró en la edición de El proceso.

De este conocimiento temprano nace la devoción de Klaus Wagenbach por el escritor checo, que le ha llevado a la publicación de diversas obras sobre su vida y su obra y a recorrer media Europa para conocer de primera mano aquellos lugares en los que Kafka vivió, a los que viajó o por los que simplemente pasó en algún momento de su breve vida. Fruto de este esfuerzo y dedicación, Wagenbach ha recopilado la más impresionante y completa colección de fotografías sobre el escritor que existe en la actualidad.

Como no podía ser menos, Klaus Wagenbach no ha resistido la tentación de publicar este legado fotográfico -en España, gracias a Galaxia Gutenberg- en un libro en el que los textos pasan a ocupar un segundo lugar, como breves pinceladas históricas y biográficas, cediendo total protagonismo a las imágenes. No se trata, por tanto, de un libro pensado para quienes quieran conocer a Franz Kafka. Todos los que compren el libro serán devotos admiradores a los que no es preciso aclarar mucho ante la fotografía del sanatorio de Kierling o del patio trasero de la fábrica de asbesto que tantos sinsabores llevó a la familia Kafka.

Cualquier lector potencial de este hermoso libro conocerá sin duda todos estos aspectos por lo que el texto no aportaría novedad y enturbiaría el disfrute. Lo que sí encontrará este lector ideal es la práctica totalidad de fotografías conocidas de Franz Kafka, junto con una espléndida colección de retratos familiares y de amigos; de edificios y lugares significativos en la vida de Kafka y una serie muy variada de imágenes de época que permiten hacerse una idea de otros aspectos de la vida de Kafka, como puede ser la del ambiente en las fábricas que debía inspeccionar o el de las calles de Praga, con sus castañeros y vendedores de café ambulantes.

Una imagen vale más que mil palabras –aunque dudo que un escritor, menos aún Kafka, admitiera este tópico- pero lo cierto es que estas fotografías permiten comprender perfectamente muchos aspectos de la vida del escritor de un modo que ni sus diarios reflejan. Paseando por sus páginas comprenderemos las ansias de prosperidad social que Hermann depositó en su hijo; absorberemos los orígenes modestos en Osek, las innumerables privaciones que gustaba relatar a sus hijos en las comidas. Hijo del carnicero, emigró a la capital donde se dedicó a la venta ambulante hasta su matrimonio con Julie Löwy, hija de un comerciante próspero de Podebrady. Fundar un establecimiento, dedicarse al comercio mayorista y mejorar la ubicación del negocio hasta alcanzar los bajos del palacio Kinsky fueron los hitos que acreditaban la verdad de un mensaje que su hijo se resistía a asumir: esfuerzo, perseverancia, disciplina y dedicación exclusiva al negocio.



Las fotografías del hijo -varón y primogénito- revelan ese deseo de ascenso social. Un niño siempre elegantemente vestido, que acudía al Instituto de Bachillerato de Lengua Alemana o que formaba parte de la exigua minoría de ciudadanos bohemios que accedía a la Universidad y al más reducido aún número que lo hacía en la Universidad Alemana de Praga (apenas 1.500 estudiantes). Para Hermann Kafka, la religión pasaba a un segundo plano como atestigua la fotografía de la invitación a la bar-mitsvá nombrándola como “confirmación” según la costumbre asimilatoria que trataba de borrar las distinciones entre las costumbres de los judíos y las cristianas.



Pero también nos toparemos con las imágenes de los amigos del escritor, poco adecuados a tales expectativas, amigos no muy del gusto del padre, que perdían el tiempo en discusiones filosóficas y en reuniones literarias en cafés.

La labor de Wagenbach es tan exhaustiva que ha logrado reunir imágenes de prácticamente todas las mujeres que recibieron las atenciones de Kafka, lo que incluye no sólo a Felice Bauer, Milena Jesenská y Dora Diamant. Junto a ellas podremos ver la famosa fotografía de Kafka en la que posa con bombín junto a un perro pero en la que, ya completa, se ve a la camarera Hansi Julie Szokoll.



También se muestra una borrosa imagen de Kafka junto a la hija de los vigilantes de la casa natal de Goethe, joven de la que Kafka se enamoró perdidamente durante su estancia en Weimar sin llegar nunca a manifestar su amor. Los sanatorios y, en general, los viajes de placer de Kafka fueron sus principal nutriente amoroso. Así, conoció a Gerti Wasner, “suiza”, o a Julie Wohryzek, a cuya relación se opuso con firmeza Hermann Kafka por su origen humilde lo que fue uno de los detonantes de la Carta al Padre.



Tras contemplar este extenso catálogo fotográfico nos veremos obligados a descartar la imagen del santo asceta que tanto se esforzó en propagar Max Brod.


También, frente a la consideración de un Kafka encerrado en los límites de Praga, y aún de la Ciudad Vieja, este libro pone imágenes a la más que notable vida viajera del escritos dado que la combinación de sus viajes de trabajo, los de placer y los trasiegos por diversos sanatorios de Centroeuropa, le llevaron a Paris, Venecia, Riva, Dinamarca, Munich, Berlín -donde llegó a residir junto a Dora Diamant-, .... Ha habido escritores más viajeros, sin duda, pero para un funcionario con escasas vacaciones, graves problemas de salud y que murió joven, podemos afirmar que tuvo algo más que esporádicas salidas. Baste contrastar sus periplos con la de muchos escritores españoles del siglo XX (con la excepción de los que tuvieron que partir al exilio) para relegar la imagen de una Praga devoradora a una simple metáfora.



Otro lugar común en torno a la vida de Kafka es el que le convierte en un funcionario gris de la maquinaria burocrática. Sin embargo, la obligatoriedad del aseguramiento laboral y la protección al trabajador eran materias punteras en su momento, campos novedosos en los que entidades como el Instituo en el que Kafka trabajaba crearon el marco en el que se desenvolverían prácticamente hasta nuestros días. Y dentro de ambiente "pionero" Kafka logró ocupar un relevante puesto en del Instituto de Seguros de Accidentes de Trabajo siendo bien considerado por sus responsables; prueba de ello fue la resistencia a concederle la jubilación anticipada pese a lo avanzado de su enfermedad. En esta obra Wagenbach selecciona una amplia colección de estampas de poblaciones a las que Kafka debía acudir para inspeccionar sus fábricas y talleres, postales enviadas desde alejadas poblaciones industriales bohemias y alguna selección de informes técnicos publicados por el esritor.


Wagenbach también nos permite atisbar la vida familiar de los Kafka con fotrografías de los abuelos y de una multitud de tíos y sobrinos entre los que destacan el tío Siegfred (que le serviría de inspiración para El médico rural), cuya vida de solterón empedernido y mujeriego pudo ser un referente para Kafka. También podemos ver algunas fotografías de Alfred Löwy, el tío de Madrid, y de una de sus tarjetas de presentación con dirección en la Estación de las Delicias. Veremos también a los primos que emigraron a América con diversa fortuna y que en tan gran medida impulsaron su inspiración al escribir El desaparecido, su novela americana.



Kafka, imágenes de una vida es una obra enriquecedora. En ella se recogen las habituales estampas que pueblan las biografías del escritor junto con un buen puñado de imágenes novedosas. La "ambientación" gracias a imágenes de lugares como pensiones, sanatorios, pueblos o fábricas ayudan a comprender mejor un tiempo en el que pasear por las calles de Praga resultaba azaroso, no por la multitud de turistas como hoy en día, sino por los tranvías de tracción animal o en el que la ergonomía en el trabajo no contemplaba que las secretarias tuvieran sillas con respaldo. Un tiempo en el que las pocas fotografías que se hacían llevaban aparejada una escenografía cuya pompa no buscaba otra que reflejar la prosperidad del retratado; tiempos en los que una clase de Derecho era cosa de apenas quince alumnos o en los que un paseo de diez minutos levaba desde el centro de la ciudad al campo y en el que asistir a una función de teatro en un café suponía enfrentarse a la autoridad paterna.

Todo esto nos ayuda a comprender Klaus Wagenbach; a comprende ese época, que en parte es la nuestra y de la que Kafka dijo: “Yo he asumido intensamente la negatividad de mi tiempo, que además me es muy cercano, y que no tengo derecho a combatir, pero que en cierta medida tengo el derecho de representar.”







Aprovecho para agradecer a F. Niñirolas la maravillosa cabecera con la que hoy se ha renovado la apariencia de Confieso que he leído.

15 comentarios:

babel dijo...

Kafka es uno de mis autores favoritos, creo que lo he leído todo, incluidas las Cartas a Milena, Felice y por supuesto su padre, estas últimas, al margen de entrar en su contenido, un auténtico derroche sangrante de sentimientos ocultos. Me haré con este libro, aunque se me van acumulando los títulos por falta de tiempo. Ya no encuentro ni para ir al cine!.
Hace poco cayó en mis manos una novela gráfica sobre Kafka que todavía no he terminado (es extensa) que me parece un muy buen trabajo y, si me permites, recomiendo. Se tirula Kafka, el texto es de Mairowitz y los dibujos de Robert Crumb. Lo edita Cúpula. Yo la encuentro excelente.

Un saludo ;)

Vivian dijo...

Me ha encantado esta entrada, he de confesar que Kafka se encuentra entre mis asignaturas pendientes, y, gracias a esta entrada que le dedicas al libro he descubierto un gran número de detalles que desconocía sobre su biografía.

La idea del libro, un álbum fotográfico al estilo de los que hace poco se solían guardar como memoria en imágenes de una vida, me parece genial, el complemento perfecto para una biografía al uso, así que, cuando el tiempo libre me lo permita, no será un libro, sino dos, los que adquiera para acercarme a Kafka, biografía en letra, y esta biografía en imágenes que hoy nos traes.

Un abrazo

Gww dijo...

Hola Babel. He leído varios comentarios muy buenos sobre esa novela-cómic que comentas. La verdad es que estoy deseando verla en alguna librería y echarle un vistazo antes de decidirme a comprarla. Por lo que dices es muy interesante, así que seguro que antes o después terminar por pasar por Confieso que he leído.

Vivian, la verdad es que si tienes pendiente a Kafka es momento de ponerte a ello. De todos modos, y como consuelo, seguro que disfrutaste de la versión cinematográfica de El proceso (creo que hiciste un comentario no hace mucho, si lo confundo, disculpa) y pueds probar con esa novela. Ya nos contarás.

Un abrazo.

ARIODANTE dijo...

Bueno, creo que el blog ha mejorado mucho, jeje...Oye, este libro parece bastante interesante y completo sobre Kafka.Me encantan las fotografías, casi todas las desconocía.
Una duda: ¿por qué has marcado con amarillo tantas palabras?

mario skan dijo...

Las primera obras completas que compré fueron las de Kafka, en una encuadernación no muy bella pero firme, con buen papel y hojas. Son cuatro tomos marrón chocolate con letras doradas. El primer libro de Kafka fue La metamorfosis traducido por Borges, luego vino América y la fascinación aumentó.
Creo que este libro y sus fotografías muestran otro Kafka. más real sin aureolas.
Muy buen post con imágenes .
saludos

Reinhard dijo...

Sobre la relación entre Kafka y Milena Jesenská es excelente la obra Milena, de Margarete Buber-Neumann, donde se cuenta la relación que la autora y Milena entablaron en el campo nazi de Ravensbrück.

Estonetes dijo...

Magnifica entrada!, me anima a profundizar en la obra de este autor porque únicamente he leido lo básico de él.

Gww dijo...

Hola Ariodante, creo que ya corregí lo de las palabras, no sé muy bien cómo salieron así, .... cosas de la informática. Sí, el libro está fenomenal porque ayuda a poner cara e imágenes a muchas figuras conocidas. Por ejemplo, viendo fotos del padre de Kafka de vacaiones con su familia, relajado y de buen humor (no como en los retratos más forzados que son los habituales en las biografías) puedes contrapesar los efectos de la terrible Carta al Padre. Por cierto, sí, el blog está muchísimo mejor... ¡mil gracias!

mario, lo primero que leí de Kafka fueron esas obras completas que tú tienes pero en una versión que no tenía las tapas duras sino de cartón y con una foto en la portada. Las traducciones eran algo dudosas y estaba coordinada por un tal Dr. Lambert o algo parecido ya no recuerdo. ¡Cuánto tiempo! Este libro ofrece una visión más veraz del Kafka real.

Reinhard, no conocía la obra que citas pero siendo un apasionado de este autor la buscaré, no lo dudes.

Gracias Estonetes, espero que te animes a leer algo más de este autor. Normalmente se suele leer La metamorfosis y El proceso, pero quizá lo mejor de Kafka (también va en gustos) sean sus relatos breves (mínimos en ocasiones).

Un saludo a todos.

Leox dijo...

La idea que se va aclarando , con los libros biográficos , que han aparecido en los últimos años es que Kafka por sobre todo era un tipo que quería pasar todo el día leyendo , pero el peso de sus circunstancias la familia y lo que debe hacer era más potente.

A mi me gusta màs la imagen de finales de siglo xx y comienzos de s xxi, la imagen del Kafka en la playa.

Mireia dijo...

Magnífico y completísimo artículo! Me pasa como a estonetes: que he leído muy poco de Kafka, tendré que poner hilo a la aguja y cambiar esta situación.
Un abrazo.
Mireia

Andromeda dijo...

Me encantó tu artículo, Gww, he estado leyendo los Cuentos completos (Valdemar) y me parece que este libro es un buen complemento, aunque, como dices, no sea predominantemente biográfico (por cierto que también me gustaría leer sus Diarios).

¡Un saludo!!

EdicionesAbsalon dijo...

Un blog muy interesante, sobre todo por dar cabida a tantos géneros y escritores diversos.

Felicidades desde aquí por su magnífico y completo blog.

En Ediciones Absalon, los lectores de su blog también pueden encontrar libros de temática muy variada: desde narrativa y filosofía, a deportes, historia o ensayo... incluso de cocina. Les invitamos a todos ellos a que visiten nuestra web donde pueden ver nuestras últimas novedades y también adquirir los ejemplares que deseen. www.edicionesabsalon.com

Entre nuestros títulos pueden encontrar algunos tan interesantes como "El Ritual.Proyecto UR-21", de Javier Castro, "Las aguas del tiempo", de Antonio Puente Torrecilla, "Once minutos. Un encuentro entre Adolf Hitler y George Elser", de Rafael Sierra, "La sombra vencida", de Daniel Heredia, "Recorrido sentimental por la ciudad de Cádiz" (3ª edición), de Belén Peralta, "Los diablos del mar. La odisea de la Burla Negra" (2ª edición), "Entre la hiel y el almíbar", de Juan Antonio Palacios, "El último trovador.Paco Palacios, El Pali", de Antonio Ortega, o "Deliciosos pasteles. El mundo de los cupcakes", de María Gómez Martín. Por supuesto hay muchos títulos más, y esto es sólo una muestra de nuestro vasto catálogo.

Susana Hernández dijo...

Una estupenda entrada, completísima y sobre todo estimula mucho a adentrarte su obra. ¡Felicidades!

Gww dijo...

Leox, me gusta cómo lo has resumido, a mí también me gusta más el Kafka de la playa, el que montaba en bicicleta o el que escribía sobre aeroplanos.

Gracias Mieria, me alegra que esta entrada haya sido una invitación para leer a Kafka.

Hola Andrómeda, no he leído esa versión de Valdemar pero en general están proliferando las nuevas ediciones y, sobre todo, las nuevas traducciones avanzando en el conocimiento más exacto de su obra. Los Diarios son una lectura más para iniciados porque en ocasiones resultan algo deprimentes si no se saben conjugar con la imagen más positiva que los demás tenían de Kafka.

Ediciones Absalón, gracias por el comentario y por la aportación que seguro que es bienvenida por todos.

Saludos.

Candidatos alcaldia 2011 dijo...

uno de mis autores favoritos es Kafka, sus obras son más que magnificas, las e disfrutado bastante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...