13 de agosto de 2010

Nueve meses de lectura

Durante los últimos meses, junto a los libros aquí comentados, he dedicado mis horas a un tema del que desconocía casi todo y del que ahora sólo me queda poner en práctica toda la teoría. Fiel al espíritu de dejar constancia de mis lecturas, recojo mis impresiones de estos libros por si pueden ser de interés para algún visitante de este blog.

Qué se puede esperar cuando se está esperando
Heidi Murkoff y Artene Eisenberg
Ediciones Medici
Páginas: 688
Precio: 38,50€

Voluminoso libro que, junto a unos capítulos iniciales introductorios sobre aspectos muy variados (dieta, problemas de concepción, el papel del padre –es un alivio saber que tenemos algo que ver en esta aventura-, etc) se organiza por los meses del embarazo.

En forma de preguntas y respuestas va desgranando para cada mes los aspectos más importantes de cada etapa y aquellos que más pueden preocupar a los padres primerizos. Se explican aquellos aspectos preocupantes, en qué casos se debe llamar al médico, cuándo son normales síntomas que pueden parecer alarmantes, cómo evoluciona el bebé, cuánto debe pesar aproximadamente, qué ejercicios debe realizar la madre, ....

El libro dedica también amplio espacio en sus últimos capítulos al parto, post parto y casos peculiares de embarazo problemático.

Su extensión no debe asustar a nadie puesto que hay capítulos completos que sólo deben ser leídos en caso de afectarnos directamente y el resto, gracias a la organización en torno a preguntas, permite seleccionar aquellas cuestiones que nos interesan, obviando otros aspectos que pueden no estar afectando a la madre.

Selecciono al azar algunas de las preguntas a modo de ejemplo:

- He oído a algunas de mis amigas hablar del test de Apgar, ¿qué es?
- El médico me ha dicho que tengo azúcar en la orina pero que no debo preocuparme. Sin embargo creo que tengo diabetes.
- ¿Debo tomar vitaminas?
- Algunas veces percibo espasmos ligeros en el abdomen. ¿Se trata de patadas o contracciones?
- ¿Es conveniente que aplace mis vacaciones por estar embarazada?

Como se ve, es un libro que aclara muchas dudas pero no recomendable para hipocondríacos/as.


Concepción, embarazo y parto
Miriam Stoppard
Ed. Grijalbo
Páginas: 384
Precio: 30,00€

Este otro libro trata de abarcar igualmente esa etapa tan intensa y hermosa que es el embarazo desde otro punto de vista: temático y no cronológico. Así, los capítulos se refieren al embarazo saludable, el cuidado del feto, cuidados prenatales, un embarazo sensual, etc.

Las abundantes fotografías y dibujos, recuadros diferenciados, esquemas y demás facilitan una lectura más amena y dinámica pero con el inconveniente de que sólo quien haya leído (al menos superficialmente) el libro no tendrá una visión completa de los cambios que está viviendo la madre y el bebé. De este modo puede resultar más complicada la consulta ya que si queremos conocer si se puede hacer ejercicio en el quinto mes de embarazo o la dieta recomendable en un determinado momento, las pruebas que nos mandará el ginecólogo, etc, tendremos la información dispersa.

De este modo, este libro es más una interesante lectura sobre el embarazo que un guía práctica y útil para el día a día. De formato más moderno que el anterior afronta los temas desde una perspectiva más positiva incidiendo en la experiencia que el embarazo supone y menos en aquello que puede y debe preocupar a la embarazada.


Duérmete, niño
Eduard Estivill y Sylvia de Béjar
Debolsillo
Páginas: 160
Precio: 9,95 euros


Polémico libro donde los haya. Si de los artículos de prensa que he leído sobre él tuviera que hacerme una idea, ésa sería que el padre debe ser un monstruo frío que resiste a los lloros de su hijo tras la puerta, agazapado y con cronómetro en mano en busca de su propio descanso.

Pero también cuenta el boca a boca, y la verdad es que basta contrastar las ojeras de los conocidos que no han empleado el método porque aseguran que no se puede ser tan cruel con los niños o que con sus hijos no hay forma, con las de aquellos que parecen descansados y frescos después de haber memorizado cada párrafo del libro.

Y una vez leído, parece que el peso de todo el sistema se apoya en la rutina más que en “dejar llorar”. Sólo creando una rutina (que incluye la disciplina en los horarios, la diferenciación entre el sueño diurno y el nocturno, la cuna, los juguetes, etc) se puede infundir al niño la seguridad y confianza suficiente para lograr que se duerma sin necesidad de agotar el repertorio de nanas o de pasar largas horas acunando al bebé en brazos.

Lo que parece claro es que sólo la creación de esa rutina desde sus primeros días favorecerá el descanso de toda la familia y evitará recurrir al cruento llanto del niño desconsolado.

Como cualquier teoría, sólo importa su eficacia en la práctica (y en mi caso concreto, ser la excepción no me serviría de consuelo) supuesta la firmeza suficiente para no derretirme ante la primera amenaza de gimoteo.

Conste que en estos primeros días no voy por buen camino...

Todo un mundo de sensaciones
Elizabeth Fodor y Mª Carmen García-Castellón
Ed. Pirámide
Páginas: 376
Precio: 27,00€


Este libro pretende ser una guía para que los padres puedan ayudar a su pequeño a adentrarse en un nuevo mundo totalmente desconocido. Las autoras explican que la impresión que del parto se lleva un niño puede ser similar a la que nos llevaríamos nosotros si fuéramos secuestrados por unos alienígenas y llevados a vivir en Marte, con su atmósfera (si es que se puede hablar en esos términos), su gravedad diferente, etc. El esfuerzo de comprensión debe llegar en estos primeros seis meses a través de los sentidos, que es lo que comunica fundamentalmente al bebé con su entorno.

Para ello, se nos ofrece un completo resumen de juegos, técnicas y masajes propios para ir desarrollando la confianza del niño, facilitando su movilidad, su curiosidad y ganándonos su afecto desde el primer día.

Al final de cada capítulo se recoge una ficha resumen de estas actividades propuestas para el mes de que se trate lo que sirve como una estupenda guía esquemática para no olvidar nada. 

Y no es que uno pretenda aplicar todo lo que ha leído. Presumo que finalmente la iniciativa y la intuición paternas pueden resultar más eficaces, pero tener una base mínima (e incluso teorías contrapuestas) puede ser un buen punto de partida.


Prepárate Papá: una guía para padres novatos
Gary Greenberg y Jeannie Hayden
Ed. Grijalbo
Páginas: 240
Precio: 14,50€

Por último, una lectura más cómica en la que se ironiza con los miedos del padre, ese ser torpe que parece quedar apartado de la inicial relación madre-bebé pero que también puede aportar su grano de arena respecto del nuevo habitante de la casa.

Al padre novato se le trata de aleccionar en aspectos tales como la diferencia entre el hermoso aspecto de los bebés de los anuncios televisivos y el engendro que el ginecólogo le entregará en el momento del parto: Un niño amoratado, con la cabeza algo deformada, los ojos hinchados, tal vez cubierto de sangre y con una gruesa capa de vermix que le hace parecer un extraño ser de otro mundo.

Pinchar para agrandar
También explica de manera simple (no olvidemos que este libro está escrito para hombres) cómo sacar los gases al niño o cómo sostenerle sin que su cabeza se descuelgue como la de una marioneta. Cómo fabricar los primeros juguetes y cómo emplear al bebé como disculpa para evitar visitas a familiares indeseables (también nos alienta a comprobar cómo aumenta nuestro atractivo ante los ojos de todas las mujeres de mostrándonos como verdaderos padrazos). En definitiva, procura asegurar el papel del padre sin que su orgullo propio se resienta.

Para poder hacerse una idea de este libro, se puede consultar la página de la versión original (http://www.beprepared.net/).



Y esto es todo. Vuelvo a cambiar pañales y a olvidar todo lo leído y aprendido hasta ahora.

14 comentarios:

Vero dijo...

¿Eres mamá?
A mí este tipo de libros no me interesa por ahora pero te pueden ayudar.
Un saludo,

Golem dijo...

Me ha divertido mucho leer esta entrada. Aunque ya me quedan lejos. Como mucho voy a tener que empezar a buscar manuales de como ser abuelo, pero sin prisas de momento, espero. Ánimo, que se puede seguir leyendo, y puede que escribiendo, después de los nueve meses.

Y enhorabuena.

Saludos cordiales.

molinos dijo...

¡Enhorabuena!!

NUNCA hay que leer esas cosas. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

La creación de la rutina es FUNDAMENTAL.

Espero que hayas leído "Maternity"..eso si que es real. :)

Enhorabuena..

croix dijo...

Eso es: la rutina es fundamental. El libro de Estivill va por ahí y su otro libro también ("A comer" creo que se llama).

Enhorabuena.

Gww dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Es una aventura maravillosa, aunque a veces resulte un poco desesperante por la falta de práctica.

Vero, salvo avances científicos seré siempre papá y no mamá (lo siento...) y Molino, sí que he seguido tu serie Maternity y la verdad es que es como dices, eso es más real que los libros.

Golem, mis padres también creían que no les llegaría el momento, pero todo llega. Y, cómo no, hay libros también para abuelos.

Croig gracias también a tí. No sabía que hubiera otro libro sobre la alimentacíón. Lo que más deseo es no tener que recurrir a él. y la verdad es que hasta el momento, el problema de nuestro retoño es su voracidad. Parece que en estos nueve meses su madre le tuvo a dieta :)

Un abrazo.

Pablo dijo...

Hola,
Enhorabuena por el artículo, muy interesante, pero me permito sugerirte otro título para la colección. Se trata de "Padre novato" y es la divertida memoria de un hombre que se enfrenta al primer año de vida de su hijo. Está lleno de consejos y sobre todo de muy buen humor. Es un libro escrito por un español, desde la óptica de aquí, y la verdad es que le encanta a todo el mundo a quien se lo he recomendado. Lo puedes encontrar en la Casa del Libro http://www.casadellibro.com/libro-padre-novato-manual-de-supervivencia/1621608/2900001354611
Espero que les guste

C.C.Buxter dijo...

Pues... ¡enhorabuena!

Sobre todo tendrás que aprenderte bien el libro de Estivill, porque como el niño te salga revoltoso no pegarás ni ojo, jeje.

Bueno, a partir de ahora seré indulgente, y si veo que no publicas con asiduidad nuevas entradas sabré que tienes una auténtica razón de peso. Si no te deja leer nuevos libros, siempre podrás hacernos las reseñas de los libros de Pocoyó :-)

Andrómeda dijo...

¡Enhorabuena al feliz padre!!
Siempre resulta reconfortante ver que algunos hombres se preparan tanto como las mujeres. :)
¡Saludos!!

Gww dijo...

Gracias por la recomendación Pablo. Trataré de echar un vistazo al libro, el enlace tiene muy buena pinta.

Gracias por tu indulgencia C. C Buxter. La verdad es que la literatura infantil es un filón inagotable y como suelen ser libros breves, compensaría la falta de tiempo....


Hola Andrómeda! Sí la verdad es que esto de gustarte la lectura hace que cualquier cosa quieras siempre contrastarla con algún libro (para enfado de las abuelas, claro).

Saludos!!

babel dijo...

Vaya, así que vas a ser papá... Felicidades, pues!! Aunque con unos días de retraso, porque acabo de llegar y leer el post. Este tipo de lectura me queda -como decía otro comentarista- ya lejos en el tiempo: mi hijo mide un palmo más que yo, je, je. Todos hemos recurrido a ellas en los momentos previos, pero luego -afortunadamente- no aplicamos casi nada y lo que manda es lo que nos dice el instinto y, claro, los consejos del pediatra. Y es que para esto de las personitas no hay manuales de instrucciones que valgan, aunque es lógico querer saberlo todo y documentarse.

Lo dicho, felicidades. Un saludo.

Elena Rius dijo...

Ya te debes de estar dando cuenta de que esto de tener hijos es una aventura, llena de incertidumbres y peligros (también de grandes momentos, claro). Y también advertirás -si no lo has hecho ya- que los libros sólo sirven para darte una idea muuuy general, porque luego cada niño es distinto y la mayoría no se parecen nada a los de los manuales. ¡Que disfrutes de la paternidad!

Gww dijo...

Hola babel, hola Elena, gracias por vuestro comentario. Sí, los libros están bien, son entretenidos y te dan muchas ideas.... pero al final estás sólo, tu hijo y tú y nada de lo leído (como era previsible) sirve.

¡Pero lo bien que me lo pasé leyéndolos y anticipando el feliz momento! En definitiva, para eso sirve la lectura.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Solo puedo opinar de "Duermete niño". Es cierto que te encuentras con gente que está en contra de lo apuntado por el Dr. Estivill. Yo en particular lo leí, lo puse en practica y reconozco que me ha ido bien. No se aplica la crueldad al niño. Solo se trata de aplicar una rutina, en cuanto a horarios y hábitos. Que sea consciente de que cada cosa tiene su lugar y su tiempo.

Gww dijo...

Hola "Anónimo". A punto de cumplir los primeros tres meses de esta maravillosa aventura, tengo que decir que no estoy necesitando de los consejos de Estivil porque el pequeño lleva desde hace unas dos semanas durmiendo entre siete y ocho horas seguidas por la noche. Eso sí, tratamos de respetar sus horarios (aunque tampoco somos inflexibles) y supongo que eso hará todo.

Un abrazo y gracias por tu visita.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...