17 de enero de 2007

Pastoral americana (Philip Roth)


Pastoral americana es una historia trágica que refleja el drama de la sociedad americana enfrentada a sus peores pesadillas a través de la vida de un americano medio que representa todos los ideales asociados con los Estados Unidos y que sufre en su piel las contradicciones que les son propias.


El libro parte de la ficción de que un escritor (Zuckerman) relata la vida del "Sueco" (sobrenombre del protagonista), tal y como la imagina a partir de un acontecimiento trágico de su vida que desconocía y del que no desvelaremos detalles para no destapar la trama . El Sueco es el prototipo de héroe al que admiraba toda la comunidad judía de Newark ya que encarnaba la idea de que era posible para un chico judío triunfar en los Estados Unidos pese a su origen humilde y el antisemitismo sutil de la época. El Sueco es honrado, honesto, trabajador y razonable; deportista de éxito, obedece las leyes y respeta las opiniones ajenas por muy opuestas a las suyas que puedan ser. Busca lo mejor para su familia aún a costa de sus propias convicciones personales, siempre aferrándose a un centro de gravedad razonable.


Sin embargo, los cambios sociales y económicos de los años 60 suponen un cambio generacional y de valores que dejan atrás el mundo en el que el Sueco cree y al que se aferra. Todas sus virtudes y esfuerzos concitan el resentimiento y desprecio de aquellos que anteponen su propio interés (su hija, su hermano...) y no le evitan sufrir una desgracia familiar de la que nunca se recuperará y que le obligará a confrontar sus convicciones con las de un mundo enloquecido que ya no obedece a los patrones del pasado y que le dejará aparcado en un infierno dubitativo de inacción.


Este libro inaugura una trilogía de Roth al que siguen Me casé con un comunista y La mancha humana y trata muchos de los temas habituales en la literatura del autor (la ciudad de Newark como representación de un mundo personal, el judaísmo como gueto, el cambio social y moral, etc). Uno de los aspectos más interesantes de la novela es ver cómo el Sueco comprende progresivamente que su honradez y llaneza, su respeto por cualquier punto de vista, su afán por proteger a su familia, etc, lejos de hacerle admirable a los ojos del mundo, son el principal motivo del odio que se vuelve contra él. Esta comprensión aboca al protagonista a una situación sin salida dado que no es capaz de romper con sus ataduras; el Sueco es así. De ahí que este personaje permite tensar al máximo las contradicciones sobre las que escribe Roth.


Como cualquier obra de este autor, su lectura es una oportunidad de ver el mundo a través de los ojos de un cirujano de la Literatura, capaz de abrir las tripas y los sesos de sus personajes y arrojarlos a las páginas de sus libros, con plena naturalidad y neutralidad científica para que el propio lector extraiga sus conclusiones. De ahí que las narraciones de Roth siempre vayan acompañadas de polémica y sean un estímulo para cualquier lector con espíritu crítico.

Otras obras de Philip Roth:



9 de enero de 2007

Resumen

¿Por qué leer? Las respuestas son variadas. Para unos la lectura es una forma de entretenimiento, para otros un medio de aprendizaje, para otros la posiblidad de comprenderse mejor a sí mismos. Seguramente todas estas respuestas sean correctas en algún modo. Para mí, hoy y ahora, la mejor razón para leer está en los propios libros, ellos son el mejor estímulo para continuar leyendo, aprendiendo y disfrutando.

Y por si acaso no fuera suficiente, aquí van unas cuantas razones más....

  1. La conjura contra América (Phillip Roth)
  2. Homero, Ilíada (Alessandro Baricco)
  3. El viaje a la felicidad (Eduardo Punset)
  4. Viajando con los Rolling Stones (Robert Greenfield)
  5. Crucero de verano (Truman Capote)
  6. ¡Noticia bomba! (Evelyn Waugh)
  7. Rolling Thunder: con Bob Dylan en la carretera (Sam Shepard)
  8. Brooklyn Follies (Paul Auster)
  9. Memorias de mis putas tristes (Gabriel García Márquez)
  10. El hombre que confundió a su mujer con un sombrero (Oliver Sacks)
  11. Crónicas desde Berlín (1930-1936) (Eugenio Xammar)
  12. La balada de la cárcel de Reading (Oscar Wilde)
  13. Cuentos completos (Herman Melville)
  14. El enigma de Colón (Juan Eslava Galán)
  15. Allegro ma non troppo (Carlo M. Cipolla)
  16. Truman Capote. La biografía (Gerald Clarke)
  17. Nunca me abandones (Kazuo Ishiguro)
  18. Wouldn´t It Be Nice (Granata) / Pet Sounds (Fusilli)
  19. Timbuktu (Paul Auster)
  20. Psiquiatras, psicólogos y otros enfermos (Rodrigo Muñoz Avia)
  21. Bartleby y compañía (Enrique Vila-Matas)
  22. Llámame Brooklyn (Eduardo Lago)
  23. El baúl del abuelo (Nora Muro)
  24. Crónicas (Bob Dylan)
  25. Pastoral americana (Phillip Roth)
  26. Travesuras de la niña mala (Mario Vargas Llosa)
  27. Chicago Blues (Roddy Doyle)
  28. Yo que he servido al Rey de Inglaterra (Bohumil Hrabal)
  29. Mauricio o las elecciones primarias (Eduardo Mendoza)
  30. Cara a cara con la vida, la mente y el Universo (Eduardo Punset)
  31. Esta historia (Alessandro Baricco)
  32. Suite francesa (Irène Némirovsky)
  33. Redobles de Tambor y Diarios de Guerra (Walt Whitman)
  34. En Maremma (David Leavitt y Mark Mitchell)
  35. Viajes con Heródoto (Ryszard Kapuscinski)
  36. Viajes por el Scriptorium (Paul Auster)
  37. De praderas y bosques (Robert Louis Stevenson)
  38. Auschwitz. Los nazis y la “solución final” (Laurence Rees)
  39. El niño con el pijama de rayas (John Boyne)
  40. Kafka (Nicholas Murray)
  41. Cómo cortar un pastel y otros rompecabezas matemáticos (Ian Stewart)
  42. El Golem de Praga (Leyendas del gueto judío) / El Golem duerme en Praga
  43. Historias de Winny de Puh (A.A. Milne)
  44. Días memorables (Michael Cunningham)
  45. Arthur & George (Julian Barnes)
  46. Un antropólogo en Marte (Oliver Sacks)
  47. Una soledad muy ruidosa (Bohumil Hrabal)
  48. El banquero de los pobres (Muhammad Yunus)
  49. París no se acaba nunca (Enrique Vila-Matas)
  50. La Gran Vía es New York (Raúl Guerra Garrido)
  51. Kafka en la orilla (Hareki Murakami)
  52. Zelda y Francis Scott Fitzgerald (Kyra Stromberg)
  53. Regreso a Babilonia (F. Scott Fitzgerald)
  54. Conversaciones con Kafka (Gustav Janouch)
  55. En busca del barón Corvo. Un experimento biográfico (A.J.A. Symons)
  56. Una historia natural de los sentidos (Diane Ackerman)
  57. El Golem (Gustav Meyrink)
  58. Un lugar limpio y bien iluminado (Ernest Hemingway)
  59. La pulga de acero (Nikolai Leskov)
  60. Las aventuras del valeroso soldado Schwejk (Jaroslav Hasek)
  61. Sarajevo. Diario de un Éxodo (Dzevad Karahasan)
  62. El autobús perdido (John Steinbeck)
  63. Los testamentos traicionados (Milan Kundera)
  64. La interpretación del asesinato (Jed Rubenfeld)
  65. Operación Shylock (Philiph Roth)
  66. Historias de un gran país (Bill Bryson)
  67. Etiquetas (Evelyn Waugh)
  68. Dossier K. (Imre Kertész)
  69. Firmin (Sam Savage)
  70. Johann Sebastian Bach. Los días, las ideas y los libros (Ramón Andrés)
  71. La inmortalidad (Milan Kundera)
  72. Las aventuras de Barbaverde (César Aira)
  73. El cerebro se cambia a sí mismo (Norman Doidge)
  74. Inglaterra, Inglaterra (Julian Barnes)
  75. El asombroso viaje de Pomponio Flato (Eduardo Mendoza)
  76. El arte de la novela (Milan Kundera)
  77. Me casé con un comunista (Philip Roth)
  78. Kafka. Los años decisivos (Reiner Stach)
  79. La Praga de Kafka (Klaus Wagenbach)
  80. El clan de los Kafka (Anthony Northey)
  81. Nápoles 1944 (Norman Lewis)
  82. El hombre del salto (Don DeLillo)
  83. El gato sobre la cacerola de leche hirviendo (Manuel Valera)
  84. ¿Por qué las cebras no tienen úlcera? (Robert M. Sapolsky)
  85. Los artistas de la memoria (Jeffrey Moore)
  86. Bienvenidos al planeta Mod (Marcos Ruano)
  87. El mundo según Monsanto (Marie-Monique Robin)
  88. Stasiland (Anna Funder)
  89. La verdad de las mentiras (Mario Vargas Llosa)
  90. Todo fluye (Vasili Grossman)
  91. La casa de los encuentros (Martin Amis)
  92. Luces de Bohemia (Ramón del Valle-Inclán)
  93. La carretera (Cormac McCarthy)
  94. Berlín Alexandreplazt (Alfred Döblin)
  95. La perdida Ciudad Judía de Praga (Hana Volavková / Pavel Belina)
  96. Como una novela (Daniel Pennac)
  97. El maestro de almas (Irène Némirovsky)
  98. El Palacio de la Luna (Paul Auster)
  99. Carta de una desconocida (Stefan Zweig)
  100. El alma está en el cerebro (Eduardo Punset)
  101. Hablemos de langostas (David Foster Wallace)
  102. La embriaguez de la metamorfosis (Stefan Zweig)
  103. Los versos satánicos (Salmas Rushdie)
  104. Días de canela y menta (Carmen Santos)
  105. El Muro de Berlín - La frontera a través de una ciudad (Thomas Flemming)
  106. Faulkner y Nabokov: dos maestros (Javier Marías)
  107. ¿En qué creen los que no creen? (Umberto Eco y Carlo Maria Martini)
  108. El desierto de los tártaros (Dino Buzzati)
  109. El Pentateuco de Isaac (Angel Wagenstein)
  110. Submundo (Don DeLillo)
  111. Mozart de camino a Praga (Eduard Mörike)
  112. Kafka. Imágenes de una vida (Klaus Wagenbach)
  113. Branding Universitario: Marcando la diferencia (Miguel Carmelo y Sergio Calvo) 
  114. El maestro y Margarita (Mijaíl Bulgákov)
  115. La hija de Robert Poste (Stella Gibbons)
  116. Nueve meses de lecturas
  117. El quinto en discordia (Robertson Davies) 
  118. Momentos estelares de la humanidad (Stefan Zweig) 
  119. Superfreakonomics (Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner) 
  120. Mal de escuela (Daniel Pennac) 
  121. Los inquilinos de Moonbloom (Edwar Lewis Wallant)
  122. Bilbao-New York-Bilbao (Kirmen Uribe) 
  123. El lamento de Portnoy (Philip Roth) 
  124. La educación del talento (José Antonoi Marina)
  125. Mi vida sin ti. Mi juventud perdida (Nora Muro) 
  126. Soy un gato (Natsume Söseki) 
  127. Kafka (Robert Crumb y David Zane Mairowitz) 
  128. Roscoe, negocios de amor y guerra (William Kennedy)
  129. El esnobismo de las golondrinas (Mauricio Wiesenthal)
  130. Oscurece en Edimburgo (7 Plumas) 
  131. Novela de ajedrez (Stefan Zweig) 
  132. Lluvia Negra (Masuji Ibuse) 
  133. El Elemento (Ken Robinson) 
  134. Lamentaciones de un prepucio (Shalom Auslander)  
  135. Here, There And Everywhere (Geoff Emerick) 
  136. El castillo en el bosque (Norman Mailer) 
  137. Los días contados (Miklós Bánffy)
  138. El tío Tungsteno (Oliver Sacks) 
  139. Isla de Nam (Pilar Alberdi)
  140. El cerebro infantil: La gran oportunidad (José Antonio Marina) 
  141. Cuando Kafka vino hacia mí... (Hans-Gerd Koch) 
  142. Vida e insólitas aventuras del soldado Iván Chonkin (Vladímir Voinóvich)
  143. Emaús (Alessandro Baricco)
  144. Aprenda Optimismo (Martin Seligman) 
  145. El viejo juez (Jane Gardam) 
  146. Un arte espectral (Norman Mailer)
  147. Vía Revolucionaria (Richard Yates) 
  148. La juguetería errante (Edmund Crispin) 
  149. Historias de Londres (Enric González) 
  150. Los secretos de la motivación (José Antonio Marina)  
  151. La toma del poder por los nazis (William Sheridan Allen) 
  152. La bella bestia  (Alberto Vázquez-Figueroa)
  153. El filósofo entre pañales (Alison Gopnik)
  154. Beatles Memorabilia: La colección de Julian Lennon
  155. Obra Selecta (Cyril Connolly)  
  156. Marco Aurelio. Una vida contenida (Fernando R. Genovés)  
  157. Edvard Munch. El alma pintada (Fuensanta Niñirola)
  158. La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey (Mary Ann Shaffer y Annie Barrows)  
  159. Historia universal de la infamia (Jorge Luis Borges) 
  160. El afinador de pianos (Daniel Mason)
  161. La librería ambulante (Christopher Morley) 
  162. La librería (Penelope Fitzgerald)
  163. El contable hindú (David Leavitt)   
  164. De Prometeo a Frankenstein (VV.AA.)
  165. Al este de Occidente (Miroslav Penkov)  
  166. ¿Ha muerto Shakespeare? (Mark Twain) 
  167. Shakespeare (Bill Bryson) 
  168. Hamlet (Shakespeare) 
  169. La tempestad (Shakespeare)  
  170. Hipnosis / La colonia (David Fernández Rivera)  
  171. La Hermanda de la Nieve (José VIcente Pascual)
  172. Martin Dressler. Historia de un soñador americano (Steven Millhauser)
  173. Una maleta llena de relatos (Generación Bibliocafé)  
  174. Cine o sardina (Guillermo Cabrera Infante) 
  175. La civilización del espectáculo (Mario Vargas Llosa) 
  176. A propósito de Abbott (Chris Bachelder)
  177. La Buena Novela (Laurence Cossé) 
  178. Hollywood revelado (Coord. Fernando R. Genovés)
  179. Walden (Henry David Thoreau) 
  180. We´re Going To See The Beatles – An Oral History of Beatlemania as Told by the Fans Who were There 
  181. La ilusión de la empatía (Fernando R. Genovés) 
  182. Sesión Continua / Animales en su tinta (Generación Bibliocafé) 
  183. Todo lo que era sólido (Antonio Muñoz Molina) 
  184. Los hermanos Sisters (Patrick deWitt) 
  185. Trifulca a la vista (Nancy Mitford) 
  186. Ágata (David Fernández Rivera) 
  187. Musicofilia (Oliver Sacks) 

8 de enero de 2007

Crónicas (Bob Dylan)


Bob Dylan es mundialmente conocido por su obra musical, pero tal y como ocurre con otros astros de la música popular contemporánea, con el paso de los años su interés ha ido pasando por diferentes disciplinas artísticas con diversa fortuna. Así, se ha dedicado al cine (Renaldo y Clara; Masked and Anonymous) con escasa fortuna de crítica y público, a la pintura (algunas de cuyas obras han servido para ilustrar portadas, contraportadas y fundas de discos (p. ej. la de Self Portrait), a la difusión de sus gustos musicales a través de una emisora de frecuencia modulada y, cómo no, a la literatura (Tarántula).

La escritura literaria (al margen de los textos de sus canciones) ha sido una constante en la vida de Dylan dado que durante su primera etapa (1962-1966) dedicó mucho tiempo a pulir los escritos que, finalmente, se plasmarían en Tarántula, si bien, lo publicado finalmente fue una revisión total de lo escrito durante dicho periodo. El poco reconocimiento que tuvo este libro llevó a Dylan a obviar la publicación de más obras, con la única excepción de un libro que presentaba los textos "oficiales" de sus canciones (incluyendo muchas que no habían sido publicadas oficialmente por su discográfica). Finalmente, en 2005 publica el primer volumen de Crónicas, una peculiar visión autobiográfica de su evolución como músico.

En este primer (y hasta la fecha único) volumen, Dylan hace un repaso de tres momentos diferentes de su carrera. En primer lugar, su llegada a Nueva York a principios de los años 60 desde su Minnesota natal, cargado de esperanzas pero falto de tablas y experiencias. Las personas que conoce, la música que escucha, sus lecturas arbitrarias e impredecibles van impregnándole y confiriéndole seguridad hasta obtener su primer contrato discográfico con Columbia, siendo todavía un completo desconocido para la mayoría del ambiente folk del Village.

El siguiente capítulo que Dylan rememora en las páginas de Crónicas es el momento en que trata de desprenderse de su fama de profeta y portavoz de una generación. Su faceta pública durante el periodo 1963-1966 llegó a anular a la persona privada. Su indudable ambición y deseo de notoriedad se vieron plenamente satisfechos llevándole por los escenarios de todo el mundo en una carrera que corrió el riesgo de terminar con su vida (o con su cordura) y que, finalizó de manera abrupta en el famoso accidente de motocicleta en Woodstock en 1966. Este accidente permitió a Dylan un periodo de reflexión y serenidad que le sirvió para replantear la visión que deseaba proyectar al mundo. Lejos de erigirse como el visionario poeta, el cantante protesta o el icono de la nueva era, Dylan quiso ser conocido como un artista sin más pretensión que hacer bien su trabajo mediante grabaciones y actuaciones en directo. En este sentido, y para lograr modificar la visión que el público tenía de él, comenzó su tarea mediante la grabación de discos descaradamente alejados de la grandiosidad de sus obras anteriores, aceptó premios honoríficos y se mudó en numerosas ocasiones buscando huir de sus admiradores. Como es notorio, este intento no logró pleno éxito dado que para el subconsciente colectivo, Dylan, siempre irá unido a canciones como Gates of Eden, Masters of War o Like a Rolling Stone.

Finalmente, el tercer momento escogido por Dylan para escribir sus Crónicas es el año en que cree llegada la hora de retirarse definitivamente del mercado musical. Sus últimas obras no gozan del aprecio de la crítica ni del público, sus numerosos conciertos tienen algo de rutinario, de manida representación de la farsa de una leyenda de otra época. Y, sin embargo, descubre, a través de un viejo intérprete de color, un nuevo modo de entender la música, la interpretación, de dar sentido a una desorientada y alicaída carrera musical. Pese a que no puede tocar la guitarra por tener una herida en la mano, escribe la letra de varias canciones que acabará grabando en Nueva Orleáns. El nuevo disco será bien recibido por la crítica y Dylan perseverará hasta encontrar la salida a un destino que parecía escrito con tinta indeleble. La recuperación de viejas grabaciones inéditas y la publicación de dos discos con interpretaciones acústicas de viejas canciones de country, gospel y blues le dejarán a las puertas de su recuperado prestigio crítico con sus tres últimos Lps de estudio, si bien este proceso queda a la espera de sucesivos volúmenes de estas crónicas.

Estos tres episodios no se relatan de manera lineal sino que se alternan a lo largo de la obra lo que puede crear ciertas dificultades de seguimiento para aquellos lectores no familiarizados con la biografía de Dylan. Para los que sí lo estén, el libro recopila abundante información interesante sobre las influencias musicales o literarias, su "implicación" en el movimiento por los derechos civiles, su primer encuentro con Joan Baez, etc. Sin embargo, no hay nada en él realmente novedoso y que no pueda ser consultado en cualquier otra biografía. ¿Qué es, por tanto, lo que hace realmente interesante la lectura de este libro?


Sin lugar a dudas, la elección de los tres momentos citados, elegidos con una clara intencionalidad por el autor, pretende dar una clave. En cada una de las tres situaciones descritas, Dylan se "inventa" a sí mismo. Pretende escapar de una realidad que le oprime, sea su rutinario papel de leyenda viva del rock, su anodina adolescencia rural o su papel de portavoz de la juventud occidental. Esa lucha por elegir y forjar su propio destino, obviando las alternativas más sencillas y previsibles, es la lección que puede extraerse de las páginas de Crónicas. Cambiar para ser fiel a sí mismo, mutar para permanecer en el centro. Al igual que la lectura de Bound for Glory, de Woody Guthrie, supuso una importante lección en la juventud de Dylan, Crónicas puede ser visto como un alegato en favor de la honestidad y la libertad del artista. Sin embargo, si el propio Dylan leyera esto, sin lugar a dudas pensaría, "me he vuelto a equivocar, no entienden nada" y seguro que tendría razón.

2 de enero de 2007

El baúl del abuelo (Nora Muro)


La escritura nace con el fin de fijar para la posteridad información de la más variada índole. Los primeros registros escritos conservados de las civilizaciones antiguas suelen referirse al cobro de impuestos, a cantidades de trigo y demás aspectos "contables" de la vida económica. El registro de hechos es, por tanto, una de las primeras aplicaciones de la escritura.

En algún momento de la Historia, la escritura debió aplicarse a fijar algo más etéreo pero más personal e íntimo, a fijar el recuerdo y la memoria de los hechos pasados. Sea por la vanidad de preservar aquello que consideramos digno de noticia futura, sea por la añoranza de un pasado ya perdido, lo cierto es que dicha nueva función de la escritura puede verse como el nacimiento de la Literatura y quizá las estelas funerarias sean el mejor y más antigüo ejemplo de Literatura.

Preservar los recuerdos sirve a dos fines. De un lado da a conocer una realidad a lectores ajenos a la misma o, incluso, hace revivir experiencias a quienes participaron en los hechos, reforzando el sentimiento de grupo. Por otro lado permite, aún inconscientemente, la reflexión sobre el pasado, su análisis e, inevitablemente, su reelaboración. La mirada al pasado nunca queda limpia, siempre hipotecada por los ojos que la observan desde un presente concreto. Así, el pasado puede verse como momento idílico y dulce frente al momento actual o como época de tormenta, sometida al impulso de revancha.

Escribir sobre nuestro pasado, pese a ser una de las piedras fundacionales de la Literatura, sigue suponiendo uno de sus mayores desafíos. Enfrentarse con nobleza a lo pretérito no puede dejarnos indemnes. Hurgar en nuestros recuerdos tiene un alto precio pero también una recompensa, la reconciliación con lo vivido y una mejor comprensión de nuestras acciones y sus motivos.

"El baúl del abuelo" rinde tributo a esta larga tradición rememorando los recuerdos infantiles de la autora en un pueblo del interior de una España autárquica que pugna por salir adelante. Sin embargo, uno de los mayores aciertos del libro es, precisamente, el de no hacer presente el momento histórico concreto, de modo que el lector es relativamente libre para la ubicación temporal y espacial que le convenga. Hay monjas y curas preocupados más por los tocamientos que por la salud espiritual de los pequeños, hay métodos educativos rigurosos para nuestra visión moderna, hay hipocresía social y falsa caridad pero por encima de todo hay niños luchando por lograr un espacio propio, ajeno a las normas de sus mayores, hay una familia dentro de la que todo queda perdonado (previo castigo ejemplar si llega el caso) y hay unas esperanzas que todos pugnan por ver cumplidas. Nada con lo que un lector actual no se pueda identificar.

La obra narra las peripecias de la autora y su familia mediante breves capítulos en los que van teniendo cabida multitud de recuerdos. Desde el nacimiento de los hermanos, a los juegos infantiles, desde las trastadas en la fábrica del padre, hasta los cuchicheos de las vecinas. Entre las páginas aparecen costumbres que hoy se antojan como ancestrales (el luto riguroso, los cines de sesión continua, la peluquera que visita la casa, etc), oficios ya abandonados (el lechero, los carboneros, ...) y todo ello salpicado con abundantes modismos, localismos o vocablos propios de niños de otra época.

De todo ello resulta un cuadro amable, si bien la autora no oculta los rasgos más violentos de aquella época (el hambre de muchas familias y su lucha por la supervivencia buscando restos de carbón entre las vías del tren, por ejemplo), quizá favorecido por el tono desenfadado de la narración, desde el punto de vista de una niña que, pese a todo, "no salió tan mal" o por el humor que las travesuras de los niños (y sus inevitables castigos) ponen a sus páginas.

Finalmente, y al leer los últimos párrafos, al lector actual le puede asaltar una terrible pregunta. Los tiempos no eran fáciles, apenas se tenía de nada, el mayor tesoro podía ser una pelota de trapo si se era afortunado, los profesores daban "cogotones", los padres "azotes", los vecinos reprendían a los niños del vecindario si estos armaban escándalo, los dueños de una tienda se "chivaban" a los padres si veían que los hijos gastaban demasiado en "gominolas" (hoy "chuches") y, pese a toda la psicología moderna, los niños se hicieron hombres de provecho y las niñas, mujeres de provecho. Sea cual la respuesta o la conclusión que de ello se pueda extraer, como ya mencioné antes, la mirada al pasado (propio o ajeno) nunca nos deja indemnes, siempre abre nuevos interrogantes para el futuro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...